Protocolo de tratamiento

Indicaciones y contraindicaciones

La mayoría de las dolencias de la espalda pueden ser tratadas con éxito con el David Spine Concept. Estos incluyen el dolor inespecífico de espalda, procesos degenerativos, hernias y las situaciones de post-operatorio. En este último caso, se requiere la indicación del especialista de la ausencia de contraindicaciones.Evolución tras el tratamiento Las contraindicaciones incluyen tumores, inflamaciones agudas y fracturas recientes. Un tratamiento exitoso requiere el consentimiento del paciente y un alto grado de motivación!!.

Evaluaciones

Para la realización del tratamiento, realizamos un estudio exhaustivo de los antecedentes del paciente, su condición actual y su capacidad física.

Un protocolo de evaluación estándar incluye un cuestionario que incluye los antecedentes del paciente, así como sus perfiles de dolor. Mediante la Evaluación Fisioterapéutica, se evalúa la postura, las deficiencias funcionales y limitaciones. Pruebas basadas con los dispositivos incluyen la fuerza y ​​la movilidad en todos los arcos de movimiento. Los resultados se registran en una base de datos y nuestro avanzado software realiza un informe que se puede imprimir. Las evaluaciones hechas al principio, en mitad y al final, proporcionan informes de resultado objetivas para el tratamiento de los médicos y así como para la aseguradora, así como la motivación añadida para el paciente.

 
Programa de tratamiento

La duración de un programa de tratamiento recomendado es de 12 semanas y 24 sesiones. La longitud es esencial, ya que el dolor de espalda prolongado provoca cambios fisiológicos en la estructura del tejido de la espalda, que necesitan ese tiempo para recuperarse. El programa se divide en fases con objetivos específicos para cada fase:
Evolución en 12 semanas

La fase de Coordinación del programa consiste en el aprendizaje de los movimientos básicos de la columna vertebral en todos los planos del movimiento, inducir la adaptación neuronal y la coordinación de los músculos y mejorar la resistencia. 

Durante la fase de adaptación la coordinación y la resistencia se mejoran aún más y la carga se incrementa gradualmente, siempre dentro de los límites del dolor. 

La carga se incrementará sistemáticamente durante la fase de fortalecimiento para mejorar la estabilización de la columna y el control muscular neural.

Durante la fase de normalización el objetivo es armonizar la coordinación, la movilidad, la resistencia y la fuerza de la columna lumbar y del cuello. 

A lo largo del proceso se pueden realizar ejercicios de estiramiento y relajación que complementarán los ejercicios realizados en las máquinas. Éstos, junto con la orientación ergonómica también se utilizan en el entrenamiento en casa.


La progresión lineal de la carga: automatizada

En un primer momento, y tras las pruebas iniciales, se utilizará un nivel de carga que no supone ningún riesgo de ningún tipo para el paciente. 
Paulatinamente, con la progresión de la fuerza, se irá añadiendo carga, ésta podrá ser controlada manualmente por el terapeuta o puede ser agregada de forma automática a través de una herramienta de avance automatizado de carga integrado en EVE. Basado en el nivel de retroalimentación y el estado del paciente y su progresión, se ajusta automáticamente para optimizar la evolución de forma individualizada de cada paciente.