Antecedentes médicos

La importancia de los trastornos de la espalda

El dolor de espalda es uno de los trastornos más comunes en las sociedades occidentales que causan más pérdidas financieras a empresas y aseguradoras que cualquier otro trastorno, siendo la única excepción el resfriado común. Hasta el 70% de las personas han experimentado dolor de espalda en algún momento de sus vidas; alrededor del 40% tenían un episodio de duración de más de un día en los últimos 12 meses y alrededor de 25% durante los últimos tres meses.


Síndrome del desacondicionamiento

En la mayoría de los casos de dolor de espalda, independientemente de la razón del dolor, nos hará evitar la actividad física. Con ello, lo que se consigue es más debilidad, menos fuerza y pérdida de coordinación en la espalda; afectando finalmente la integridad de la estructura del tejido.

Esto puede producir un círculo vicioso que resulta en más dolor y pérdida de fuerza y coordinación; y si se prolonga en el tiempo, también provocará efectos psicológicos. Cuando el problema ha alcanzado este nivel, los métodos tradicionales de tratamiento son ineficaces y la posibilidad de llegar a una incapacidad permanente es más probable, pasado el tiempo.


Movimiento como medicina

Varios estudios han demostrado que el movimiento puede actuar como medicina para las articulaciones dolorosas. Con articulaciones como la rodilla, que son relativamente simples estructuras, los movimientos son simples y es fácil de aplicar la carga de una manera controlada.
Movimiento como medicina
La columna vertebral, sin embargo, es una estructura muy compleja que implica vértebras, discos, ligamentos... que funcionan de forma dinámica. Además, se compone de músculos grandes cuyo funcionamiento principal es el de ser músculos de apoyo.

Cuando se añade el dolor y la pérdida de la coordinación en la ecuación, es extremadamente difícil realizar estos ejercicios físicos de una manera controlada. Se requieren dispositivos especiales para aislar el área objetivo y tener un control total en el movimiento y la carga.

Todos los movimientos deben comenzar con rango limitado y baja carga, dentro de la tolerancia al dolor. El tiempo es esencial, ya que los cambios fisiológicos son lentos. Tratamiento ideal debe ser durante tres meses con un programa continuo.